top of page

Seguir siendo autista

Entonces, ¿ya has hecho tus propósitos de Año Nuevo? Tal vez una de las preguntas más comunes del presente. Tal vez incluso más que, ¿alguna vez has producido la vacuna de refuerzo contra el Covid-19?

¿Perder peso? ¿Ejercicio? ¿Pasas más tiempo con la familia? ¿Pasar menos tiempo en el trabajo? ¿Dejar de fumar? ¿Dejas de hacer propósitos de Año Nuevo poco realistas que luego no se cumplen y aumentas mi frustración? Hay muchas formulaciones. Pero aunque muchos de nosotros no cumplimos con nuestras resoluciones de Año Nuevo al final. Sin embargo, en el punto de inflexión del año, parece que nos vemos obligados a hacerlo. Tal vez porque queremos llevar un año mejor o incluso una vida mejor. Y ceder a muchas de las resoluciones, más saludable. Y hay muchos que piensan que están redactando estas resoluciones porque son cosas importantes que hacer. Aunque se supone que la alegría de llevar a cabo en la gran mayoría de la gente es el combustible elegido. Pero si miramos muchas de nuestras resoluciones, nos damos cuenta de que serán importantes que sean resoluciones diarias y no solo un cambio de año. No menos importante porque estos son comportamientos que deben llevarse a cabo diariamente para que ocurran.

Este ritual de hacer propósitos de Año Nuevo puede no tener sentido para algunas personas, ya sean autistas o no autistas. Así como las razones por las que lo justifican. Ya sea porque las resoluciones para un nuevo año no tienen que dejarse hasta finales de año. Y se pueden realizar perfectamente en cualquier momento. Sobre todo porque la persona interesada puede no sentir la necesidad de tomar decisiones al final del año, sea lo que sea. O piense que este ritual es una construcción social y que la persona no siente que tenga que hacerlo solo porque hay algunas personas que lo hacen. Sobre todo porque por lo general no cede a la presión social.

¿He estado haciendo la misma resolución de Año Nuevo durante treinta y seis años para saber qué me pasa? Alberto (nombre ficticio) dice que todavía está esperando para entender su diagnóstico hoy.

Las personas autistas hacen resoluciones todos los días, dice Cristina (nombre ficticio). Por ejemplo, cuando era pequeño, mi resolución era que todo iría mejor en la escuela, añade. En mi caso, mi resolución era tener amigos, dice Carlos (nombre ficticio). También quería ser como los demás, dice. Hubo muchas personas que dijeron que quería ser especial, pero estaba cansado de ser especial, concluye.

La mayoría de las veces quería dejar de tener tics o hacer cosas extrañas, dice Clara (nombre ficticio). O para detener mis pensamientos de que la mayoría de las veces no me dejaría ser, continúa.

En mi caso, desearía poder olvidar mi vida cada año, dice Raúl (nombre ficticio). Nunca supo desear nada más en la vida, dice. Ni siquiera sé si alguna vez supe lo que significa la palabra deseo, continuar.

No es que Raúl, Clara, Carlos, Cristina y Alberto no quisieran ninguna otra cosa. Pero muchas de estas experiencias negativas de él fueron forzadas a todos los demás y llenaron cada vez más espacio en sí mismo. Eran parte del presente y del pasado, y como tal el futuro parecía no tener condiciones para ser otra cosa que lo mismo. No es porque no quisieran ninguna otra cosa. Pero para todos ellos, será muy difícil hacer una transición a un nuevo año olvidando las cosas del año anterior.

Para Raúl, Clara, Carlos, Cristina y Alberto, la solución más importante y real de tu vida es esta: sigue siendo autista. Más de esto o aquello, todos han tomado un camino que les hace creer que lo más importante es ser ellos mismos. Tal vez otras personas no autistas puedan resumir una resolución de Año Nuevo para este año - ¡Comienza a aceptar y respetar a las personas autistas! Clara dice.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page